Search
  • Andrea Torres

Sácale provecho a las escalas largas


Por lo general, cuando estamos haciendo la búsqueda de vuelos para nuestro próximo destino, tendemos a preferir que, si hay escalas, sean lo más cortas posibles aunque, normalmente, aquellos con escalas largas salen mucho más económicos.

"¿Quién quiere pasar tanto tiempo metido en un aeropuerto? ¡Lo que uno quiere es llegar al destino final ya!" podrías pensar.

Pero, ¿quién dijo que había que quedarse en el aeropuerto? ¿Sabías que puedes aprovechar y explorar un poco la ciudad mientras esperas tu siguiente vuelo?

Sí, es posible salir a conocer durante tu escala.

En un principio, yo no me atrevía a hacerlo por desconocimiento. No sabía si había que tener alguna documentación especial y me daba miedo de que al regresar no me permitieran entrar al aeropuerto para tomar mi siguiente vuelo o perderlo. En el verano pasado (2019), tuve la oportunidad de hacerlo por primera vez ¡y en tres ocasiones!

Al tomar vuelo hacia Tailandia, nuestra primera escala fue en New York. Teníamos aproximadamente 8 horas libres antes de nuestro siguiente vuelo hacia Zürich, así que aprovechamos y salimos a explorar. En el mismo aeropuerto (JFK) tomamos un tren para llegar a la ciudad, caminamos por las calles, paramos a comer en el Chelsea Market, fuimos a Times Square, hicimos un quick stop en un coffee shop y, antes de regresar al aeropuerto, volvimos a pararnos a comer. Al regresar, el proceso de entrada al aeropuerto fue como cualquier otro, no nos pidieron ninguna documentación especial ni nada por el estilo. ¡Tal cual!

Al llegar a Zürich, teníamos algunas 5 horas y, así como en NY, tomamos un tren en el mismo aeropuerto que nos conectara con la ciudad, caminamos por el centro urbano, nos tomamos mil fotos y aprovechamos para probar unas salchichas que, aparentemente, son súper famosas. Igual, al regresar al aeropuerto para tomar nuestro vuelo al destino final, todo fue súper normal, sin mayor contratiempo.


Zürich, Suiza

Cuando nos tocó regresar de Tailandia a Puerto Rico, la primera escala fue en Narita, Japón.



Narita, Japón

Esta foto fue tomada en uno de los templos de Narita. Una vez más, aprovechamos las 8 horas que teníamos disponibles, salimos del aeropuerto, tomamos un tren, caminamos por los mercados, visitamos este templo, presenciamos una ceremonia (simplemente espectacular) y fuimos a comer a un restaurante local.

Pero, para poder hacer esto, es bueno tomar en consideración ciertos puntos:

1. Tener una escala mayor de 6 horas. Este, es un tiempo justo dependiendo del lugar y la distancia de los puntos de interés a visitar, no todos son iguales.

  • Las escalas muy cortas (menores de dos horas) tampoco son tan recomendables. En ocasiones, los vuelos se atrasan o surgen cambios y si la escala es demasiado corta, puede que el panorama se complique.

  • Hay escalas diurnas y nocturnas. Yo prefiero las diurnas para poder salir y explorar, pero a ambas puedes sacarle provecho. Investiga qué actividades se pueden hacer según el horario y dentro de tu margen.

  • Existe la opción de escalas mayores de 12-24 horas. Con esto, puedes considerar quedarte una noche en la ciudad.

2. Transportación: Investiga qué medio de transporte necesitas tomar (si alguno) y calcula cuánto tiempo te tomará de ida y de vuelta.

  • Observa cuáles son costo/efectivos con relación al tiempo (rapidez) y al precio. Muchos países tienen transportes públicos y locales dentro del mismo aeropuerto, o cerca, que te pueden funcionar al cien.

3. Puntos de seguridad e inmigración: Considera que, tanto al salir, como al entrar al aeropuerto, puede haber filas en estos puntos de cotejo. Si en esa escala tienes que recoger/documentar equipaje, es otro punto a considerar porque añadirá tiempo consumido en el proceso de entrada/salida.


4. Lugares de interés: Investiga lugares a visitar que queden cerca; si puedes quedarte por la misma área y accesible al transporte, mejor. Incluso, puedes hacer una búsqueda así mismo en el internet "Cosas para hacer en una escala de ___ horas en _____". De seguro aparecerán recomendaciones y artículos que te servirán como guías.

5. Conoce: Camina por la ciudad, come algo típico, dialoga con personas y toma fotos.


6. Lleva poco equipaje: Tener poco equipaje te facilitará la movilidad y evitará que andes muy preocupado por tus pertenencias o con dolores corporales provocados por su peso. Sin embargo, si llevas equipaje pesado contigo y entiendes que puedes hacerlo, que esto no presente un obstáculo. Cada persona decide de acuerdo a sus preferencias y disposición.


7. Sé consciente del tiempo: Muchas veces nos distraemos con lo que tenemos a nuestro alrededor y el tiempo se nos pasa volando.

  • Si te funciona, programa una alarma que te avise cuándo ya es tiempo de regresar y hazle caso… no te dejes llevar por el famoso “5 minutitos más”.


8. Tours: Hay aeropuertos que ofrecen, muchos de ellos gratuitos y también hay ciudades que tienen ese servicio de “free walking tours” , donde al final del mismo das el donativo que te parezca pertinente. Esta es una buena opción para recorrer la ciudad.


9. Beneficios de salir:

  • Despejas la mente. Estar de vuelo en vuelo y pasar muchas horas dentro de un aeropuerto, puede resultar agotador. Al salir, respirarás aire fresco.

  • Las escalas serán como un tipo de trailer o avance que te ayudarán a saber si quisieras próximamente visitar ese destino y explorarlo más a fondo.

  • Conoces un nuevo lugar, una nueva cultura.

Si bien esto puede presentar un riesgo, con buena información y planificación se puede llevar a cabo sin mayores contratiempos. No obstante, miles de cosas pueden suceder en el transcurso del viaje o en la escala, pues no todo siempre va a salir perfecto. Si el tema de bajarte en una ciudad en lo que esperas el siguiente vuelo te causa demasiada ansiedad y sientes que no vas a poder disfrutar la ciudad, no recomiendo que lo hagas (aunque el miedo y la inseguridad es normal y no es hasta que lo haces por primera vez que reconocerás si esta práctica es para ti o no). Por tanto, evalúa qué cantidad de horas es razonable según los puntos mencionados anteriormente.

Sin duda, todas mis experiencias conociendo ciudades en medio de escalas largas han sido diferentes y no me arrepiento de haberlo hecho. En cada una, aprendí cosas nuevas, probé comida local, tuve una variedad de paisajes y conocí otras culturas.



¿Que si lo haría otra vez?

¡Claro que sí!



Comencemos a cambiar la imagen de las escalas largas y aprovechemos el tiempo explorando otros lugares.

Y tú, ¿lo has hecho? ¿te atreves?

FB: @dareandgo

IG: @dareandgo_

Pinterest: @idareandgo

Blog: wwww.dareandgo.com

22 views

Contact info: 

©2019 by Dare & Go. Travel Blog Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now